¿Qué vacuna cura el asesinato?

El número de muertes en Colombia suben y no todos son por causa del coronavirus. Para algunas muertes no se necesitan protocolos ni medidas de bioseguridad, pero si se tapan muchas bocas.

En el último informe que el secretario general de la ONU entregó, se registran al menos 630 asesinatos desde 2017 entre excombatientes y líderes sociales, de las cuales 55 fueron tentativas de homicidio y 30 desapariciones forzadas, de estos el 75% se presentó en zonas rurales, mismo porcentaje que presentaron asesinatos en municipios con cultivos ilícitos donde las fronteras entre los municipios del meta, Caquetá y Guaviare se ha ido deteriorando. Para las 200 mil personas beneficiadas de los programas de desarrollo con enfoque territorial o por sus siglas PDET, es desconcertante saber que el 72% de los asesinatos ocurrieron en sus municipios, cuando lo que busca este plan de desarrollo es estabilizar y transformar los territorios más afectados por la violencia, pobreza y economías ilícitas; en cuanto a la unidad de protección nacional se estima una cifra de 25 excombatientes (todos hombres) asesinados, mientras esperaban la respuesta a su solicitud para las medidas de protección; de estas más de mil solicitudes siguen pendientes por aprobación.


 Algunos de los departamentos con más asesinatos para el 2020 fueron:
 Meta (11)
 valle del cauca (13)
 Cauca (20)  
Chocó (11)
 Putumayo (15)
 Nariño (6)
Entre los que se encontraban 69 líderes indígenas, 44 mujeres, 15 líderes afrocolombianos 6 personas LGTB
I

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *