William Vinasco Ché, el narrador con caché

EL hombre que rechazó la propuesta del expresidente Juan Manuel Santos de encabezar el partido de la U en 2010

Para llegar a la fama y el éxito William no solo tuvo que aprender a ser competitivo, si no que tuvo que aprovechar cada oportunidad que la vida en sí misma le dio; desde pequeño su afición por la radio lo llevaron a grandes cosas, pues en su infancia, William monto una lavandera, vendió quesos, narró para Croydon, Coca-Cola y emisoras religiosas. 

Nació en la capital colombiana siendo el segundo de seis hermanos devoto al catolicismo y el estudio, rechazó la propuesta de ser sacerdote y se dispuso a estudiar derecho en la universidad libre; años más adelante compraría su primera emisora: Acuario Estéreo y transmitiría con Germán Tobón dividiendo todo a la mitad para ambos. En su carrera deportiva cuenta con gran creatividad para resurgir en momentos de presión, creando frases colosales como: “no me esperen en casa” y “la bola va rodando y el tiempo pasando”.

William tiene grandes aspiraciones de cambiar su ciudad, pero conoce la gran rivalidad que está teniendo en materia política y el riesgo que puede correr, recordando los sucesos de la muerte de Andrés Escobar, un jugador de fútbol muy ilustrado en su materia el cual admiraba entrevistar. William hoy enseña la calidad de persona y el carisma en que se puede convertir una persona, aprovechando las oportunidades de la vida y sin nunca dejarse vencer por las cosas que no se lograron dar, actualmente progresa con sus empresas al lado de Karen Vinasco, su hija mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *