Alice Guy Blaché, la Matriarca del cine.

Alice Guy Blaché fue una francesa que realizó las primeras películas de ficción en la historia, la primera mujer en ser directora de cine en el mundo.

Alice Guy-Blaché: la primera directora de cine. – bamba

Dentro del cine contemporáneo, podemos encontrar una gran variedad de artistas y cineastas famosos que plantaron los cimientos de ese entonces, el llamado «imágenes en movimiento» , hoy conocido como cine o el séptimo arte. Los primeros partícipes de un variado repertorio dentro del movimiento y que lograron inspirar y desarrollar esa prospectiva a la creación de la estructura del cine como lo conocemos actualmente fueron los reconocidos hermanos Lumiere, hacia finales del siglo XIX, con obras míticas que quedaron para la historia como La llegada del tren a la estación del coitat, o los obreros saliendo de la fábrica, plasmando recursos esenciales como los planos generales en las tomas.

Más allá del reconocimiento que generaron los hermanos lumiere con sus primeras puestas en escena con efectos especiales de la época y la simpleza en las tomas, existió una mujer que le dio un plus y la esencia pura y necesaria que necesitaba el séptimo arte para destacar, y que gracias a esa mujer, tenemos el cine de nuestros días, tal cual lo conocemos y lo disfrutamos tanto: Alice Guy Blaché, a quien se le atribuyen más de mil películas.

Inició en el puesto de secretaria en 1894 en la compañía general de fotografía, en Francia. posterior a ello, en 1896 creó su primer filme titulado La feé aux choux, o «el hada de los repollos» utilizando y siendo eficaz con los recursos del arte teatral de la época y las imágenes en movimiento, la cual lograba combinar con gran creatividad y que le dio gran reconocimiento en esta primogénita etapa del cine. Hacia el año de 1901 logró crear los primeros efectos o trucos gracias a errores técnicos en una investigación que realizaba Étienne Jules Marey; estos efectos serían recursos claves para experimentar a la hora de filmar, como la superposición, cachés y la proyección de la banda hacia abajo, plasmados en un remake titulado Sage-femme de première classe.

Al casarse con un director de cine estadounidense llamado Herbert Blaché, se inspiró y logró cautivar a miles de aficionados y cinéfilos al igual que a cineastas, artistas y demás personal partícipe del séptimo arte, puesto que empezó a implementar géneros como el Western, un cásico del cine americano. Gracias a la implementación de sus trucos, o efectos especiales, influenció a cineastas de la talla de George Méliés. Esta increíble mujer no sólo destacó en el papel de directora de cine, también sobresalió en el papel de productora y de montaje, pues en el año de 1927, Alan Crossland crea El canto de Jazz, la primera película sonora en la historia, siendo Alice precursora del cine sonoro, y en la sincronización de imágenes en movimiento con sonido.

esta mujer, Alice Guy Blaché, la directora pionera del séptimo arte en donde simplemente su condición de ser mujer, no le dió cabida en el formato estigmatizador de Hollywood de tener gran reconocimiento y fama, en donde más bien fue «segundeada», pasada a un segundo plano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *